Categorizado | Temas del caballo

Las cervicales: Relación vértebra-órgano

La osteopatía no es la única vía terapéutica; evidentemente, no lo cura todo, pero aporta una ayuda muy eficaz en el diagnóstico de lesiones de toda naturaleza. En el caballo, la relación entre una vértebra bloqueada y una lesión en el órgano correspondiente es más estrecha que en el ser humano. Repasaremos su mecanismo, comenzando por las vértebras cervicales.
Examinando el dorso del caballo, un osteópata puede afirmar datos muy precisos sobre el conjunto de su estado de salud y comportamiento. No se limita a describir la actitud del caballo en el trabajo o en el box, sino que encuentra rápidamente trastornos, a menudo insospechados, que le están afectando.

La columna está formada por unas piezas óseas móviles y superpuestas, llamadas vértebras. Este conjunto de piezas sirve de envoltura y protección a la médula espinal. Entre cada vértebra existe un espacio por donde se ramifica la médula, que sale al exterior de la columna y pasa a llamarse nervio raquídeo. Su función es inervar la zona del cuerpo en la que se encuentra ubicado. Estos nervios pueden variar de tamaño, en función de dicha zona.

Comenzamos, en esta ocasión, explicando en detalle esta relación vértebra-órgano desde las cervicales, para continuar en el siguiente artículo con los otros dos segmentos de la columna vertebral: dorsales y lumbares.

Cervicales
Como todos los mamíferos, el caballo presenta siete vértebras cervicales. Las lesiones osteopáticas son de origen traumático (caídas, mala postura revolcándose en el box…), pero en su mayoría son compensaciones de lesiones lumbares o dorsales.

Un bloqueo de una cervical provocará una patología en cualquier zona cuyo radio de acción implique al nervio correspondiente. Ahora bien, el síntoma no tiene por qué declararse en los alrededores de la vértebra bloqueada, sino que se puede reflejar en cualquier parte del recorrido del nervio, haciéndose más manifiesto en las articulaciones de dicho recorrido. Un ejemplo: el bloqueo de la séptima vértebra cervical (C7) es muy frecuente y relacionado con toda la patología del hombro, así como del conjunto del miembro anterior. Cuando C7 se encuentra en lesión, el caballo presenta una neuralgia (dolor nervioso) cérvico-braquial. Esto es el conjunto de los nervios del brazo (plexo braquial), que está irritado e inflamado debido a las consecuencias de dicha lesión en la zona del bloqueo vertebral. Existe dolor y cojera de una de las manos, por la afectación de las fibras nerviosas sensitivas. Puede existir una modificación del movimiento si afecta a las fibras motoras, y nos encontramos en la inmensa mayoría de los casos con perturbaciones circulatorias a lo largo del miembro afectado, por mal funcionamiento del débito vascular.

A propósito del bloqueo de C7, existe un detalle revelador: debido a esta lesión observamos que un caballo que cojea de una mano lleva su cabeza al lado opuesto del miembro dolorido. C7 bloqueada no le permite girar la cabeza con facilidad hacia el lado afectado.

El trabajo de corrección de las cervicales, al igual que de las demás vértebras, no se
puede limitar a ellas mismas. Es indispensable verificar la totalidad de las articulaciones del caballo. Como hemos explicado anteriormente, el bloqueo de una cervical puede ser origen o causa de otra lesión traumática u osteopática. Otro ejemplo nos ayudará a entenderlo mejor. Un caballo de Saltos presentaba un bloqueo de la 4ª vértebra cervical, que le impedía trabajar correctamente a mano izquierda.

Realizamos la corrección y el caballo reaccionó favorablemente. Dos semanas después el caballo volvía a presentar las mismas dificultades en el trabajo a mano izquierda. Antes de corregirle de nuevo el cuello, apreciamos que presentaba una restricción de movilidad en el menudillo de la mano derecha. Una vez restablecida la amplitud de movimiento del menudillo y corregido de nuevo el bloqueo de C4, observamos, dos semanas después, que dicha vértebra no volvía a presentar la lesión. Esto significa que una o varias lesiones pueden ser provocadas por otras que no tienen por qué estar necesariamente próximas entre ellas: es lo que llamamos cadenas lesionales, más conocido en otros campos como “efecto dominó”.

Comparte esta noticia!

Deja tu comentario

Revista Ecuestre

Portada Revista Ecuestre

Núm. 374

ABRIL 2014

ESTE MES EN ECUESTRE

SUSCRÍBETE

 

Síguenos en Twitter

Boletín de Noticias

Recibe las novedades de Ecuestre en tu mail:

Ofrecido por FeedBurner

CSI5* Madrid Longines Global Champions Tour

También en Facebook

Ecuestre Online on Facebook

Estudio del Impacto del sector ecuestre (RFHE. Daemon Quest by Deloitte)

Anuncio Ecuestre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD